objetivos-especificos-publicidad
Conoce algunos de los objetivos específicos de la publicidad

Hoy en día, la Publicidad se ha vuelto fundamental para las empresas. A través de ella, se dan a conocer sus productos y servicios a la sociedad. Para ello, las empresas invierten en los diferentes medios de comunicación disponibles en el mercado.

A continuación en IPP, Instituto Peruano de Publicidad, te contamos un poco más sobre los tres objetivos específicos de la publicidad.

Informar

Sin duda, el principal objetivo de la publicidad es informar. Se encarga de describir y mostrar de forma atractiva los servicios y productos de las empresas. Además, procura transmitir una excelente reputación, así como arreglar percepciones equivocadas por parte los usuarios.

Con frecuencia, la imagen de las empresas parte de la publicidad empleada. Es por esto que la información siempre debe ser simplificada y atractiva. Algo que requiere de mucho esfuerzo creativo. Asimismo, la publicidad también se encarga de explicar determinados funcionamientos de las empresas. Por ejemplo, políticas de cambios, devoluciones, cambios de de precios, así como nuevos lanzamientos y ofertas.

Recordar

Otro de los objetivos de la publicidad es hacer recordar a los usuarios sobre la marca. Es decir, hacer recordar al público sobre las funciones, características diferenciadoras, así como su presencia en el mercado.

Para ello es esencial que la campaña se mantenga en la mente del consumidor. También es importante que esté acompañada de un buen posicionamiento, ya que si el público no conoce a la empresa, esto podría suponer un gasto de dinero en vano. Una estrategia de marketing debe cubrir todos los aspectos necesarios para permitir este tipo de acciones.

Persuadir

Sin duda, este es uno de los objetivos más importantes de la publicidad, ya que permite enfrentarse a la mente del consumidor y crear una imagen influyente. En otras palabras, permite construir una preferencia sobre la marca, sobresalir ante la competencia y modificar cualquier percepción equivocada.

Sin embargo, si no se lleva una adecuada campaña, la persuasión podría resultar agresiva e incluso llegar a irritar a los consumidores. Por ello, la parte más importante de la persuasión consiste en el buen posicionamiento, en donde la confianza y buena imagen facilitan considerablemente esta labor. Estamos hablando de un “arte” basado en la sutileza, la creatividad y la inteligencia.

Para mayor información, contáctanos.

Dejar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *